Como enseñar a niños a tocar ukelele

Guía útil para introducir a los niños en el mundo de la música a través del ukelele.

Dar tus primeros pasos en la música es muy emocionante, aunque a veces por indecisión no sabemos entre todas las opciones que hay, que instrumento elegir o cual es el que más te va a gustar. Para eso el ukelele es un buen amigo, que cuenta con muchas de sus características a favor para ser la perfecta iniciación musical.

El ukelele cuenta con un tamaño ideal para no causar problemas con su peso y además lo puedes llevar contigo a cualquier parte, también cuenta con muchas formas y colores capaces de acaparar toda la atención de los pequeños y pequeñas.

Pero lo más importante a tomar en cuenta, es que su sonido y facilidad de manejo lo convierten en un comienzo ideal, producto de la personalidad alegra y divertida que proyecta este instrumento, además de estar entre los más económicos.

Entonces, ¿Qué esperas para obsequiarle su primer ukelele a tu hijo o hija?

A continuación te ofreceremos una serie de pasos organizados para que de manera práctica y sencilla abras las puestas de este mundo a los pequeños de la casa.

  • Lo primero que hay que hacer es que la niña o el niño escoja el ukelele con que se identifique, ese que tiene los colores y formas que le encantan y, cuyo peso no le va representar ninguna dificultad.
  • Una vez tengan el ukelele, este debe estar afinado, que escuche como debe sonar correctamente.
  • El paso siguiente consiste en explicarles la posición adecuada en la que deben colocarlo, una vez ubiquen como fijarlo se pasa a explicarles la posición y firmeza con que han de pisar cada cuerda.
  • El paso siguiente sería, explicarles algunos rasgueos, es necesario en este punto, tomar en cuenta que sean rasgueos sencillos y muy usados universalmente, para que les suene a canciones o sonidos que ya conozcan. Partir siempre desde lo más simple.
  • Una vez veas que ya tienen relacionados estos elementos, podrán ir aprendiendo los acordes y sus cifrados. Paso a paso irán asimilando y dominado diferentes melodías, es un proceso que requiere paciencia, pero que luego dará sus frutos.

La rapidez con que vayan aprendiendo va a depender de la velocidad de cada niño y niña, recuerda que cada quien aprende a su propio ritmo y hay cosas que a algunos les cuestan más que a otros. La idea es crearles un vínculo de amor hacia la música, hay que evitar que de alguna manera puedan sentirse frustrados o frustradas.

Aunque como todo principio puede que les cueste un poco, lo importante es que a medida que vayan avanzando en las clases, vayan adquiriendo soltura y comodidad.

Recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios